prova prova prova prova prova prova prova prova prova prova prova prova prova prova
Home
provaprovaprovaprova

MADERA PARA JARDÍN


La madera para jardín que distribuye Fitor Forestal, S.L., tratada en autoclave con sales de cobre, está homologada para aplicaciones de jardinería. La llamada madera para jardín es básicamente madera de pino Sylvestris del país o de Flandes.


La madera tratada que suministramos está pensada para su aplicación en todo tipo de construcciones de jardín que el cliente pueda imaginar. Algunas de las aplicaciones más usadas de la madera para jardín son: vallas de madera tratada, pérgolas de madera, tarimas de madera para piscinas y complementos como jardineras de madera, borduras, celosías.

En vallas de madera para jardín la tipología más habitual es:
- Vallas tejanas con encajes
- Vallas tejanas con uniones metálicas
- Vallas de madera de listón
- Vallas de madera de bionda de seguridad
- Vallas tipo “post and rail”
- Vallas opacas para ocultar tabiques
- Vallas con poste eléctrico
- Vallas inglesas de listones
- Vallas de madera empalizada
- Vallas para hípicas

Existen además tipologías de vallas fabricadas con madera para jardín recogidas en normativas municipales y homologadas para el uso en parques y jardines. Dichas vallas están construidas con madera para jardín en distintas secciones y longitudes, de iguales características a las anteriores: madera para jardín de pino Sylvestris del país o de Flandes tratada en autoclave con sales de cobre.
- Valla Lluis
- Valla Joaquim
- Valla Inglesa
- Valla Ronda

Las pérgolas de madera para jardín, los cobertizos de madera, los aparcamientos y las casetas de madera en general, utilizan como elementos estructurales postes y perfiles de secciones cuadradas y rectangulares, vigas de pino tratado o de abeto laminado y tratado.

Los cerramientos de madera para jardín se construyen con listones de madera tratada, listones machihembrados o en el caso en que se busque más robustez, tablones de madera. Las cubiertas peden construirse utilizando planchas onduladas o tejas asfálticas sobre una base de madera tratada.

Las tarimas para piscinas y terrazas en madera tratada en autoclave es una de las aplicaciones más importantes de la madera para jardín. Para ello se utilizan listones y tablones de pino tratado con cantos romos para evitar las astillas, montados sobre rastreles de madera. Las tarimas de piscinas confieren al jardín un acabado diferenciador, limpio y agradable a la vez. En terrazas es muy útil para mantener seca la zona de comida y diferenciarla de la zona de paso o juego.

Las traviesas ecológicas, o también referidas como ecotraviesas, son perfectas para sustituir las viejas traviesas de tren creusotadas. Se utilizan para taludes de contención de tierras en jardín, para construcción de escaleras de traviesas de madera tratada, para grandes jardineras, para empalizadas de madera en vallas de fincas y tantas otras aplicaciones como jardines hay.

Los complementos de madera para jardín tratada es otra de las aplicaciones para este tipo de espacios. Son elementos construidos en madera tratada listos para su uso. Los más habituales son:

- Jardineras cuadradas de madera tratada
- Jardineras rectangulares de madera para jardín
- Jardineras hexagonales de madera tratada
- Celosías para jardín de madera con trama cuadrada
- Celosías para jardín de madera con trama de rombos
- Borduras de madera para jardín

La traviesa ecológica es de madera de pino Sylvestris del país, con tratado en autoclave con sales de cobre para evitar la pudrición, y son más ligeras y más fáciles de manipular que las traviesas usadas o recuperadas.

El catálogo-tarifa de Fitor Forestal incluye todas las maderas tratadas que se requieren para la construcción de jardines. La madera que ofrecemos para jardines puede dividirse según su origen o según su tratamiento.

Según su origen, ofrecemos madera de pino rojo de los países nórdicos, del báltico y del país. La madera de los países nórdicos se utiliza para las aplicaciones donde la calidad de la madera es determinante pues es la madera que se comercializa con mejor calidad visual y mejor estabilidad dimensional. Es ideal para la construcción de pérgolas de madera, tarimas para exterior y otras construcciones de jardín expuestas a la intemperie.

La madera de pino rojo del báltico que comercializamos tiene una calidad visual y una estabilidad dimensional algo inferior a la del pino nórdico pero es muy útil para la construcción de accesorios de jardinería como jardineras de madera, losetas de madera, celosías y también para construcciones de jardín que no estén expuestas directamente al sol como pueden ser las vigas de cobertizos bajo cubierta o tarimas también bajo cubierta.

La madera del país que producimos la usamos principalmente para la producción de postes de madera torneados. Los postes de madera torneados, también llamados RTI o rollizos se utilizan para la construcción de vallas tejanas, empalizadas de madera y similares. La madera de pino rojo del país debidamente seleccionada también la usamos para construcciones de exterior utilizando escuadrías a la medida de cada proyecto.

La clasificación de la madera según la clase de tratamiento es un tema muy amplio, pero para el fin que nos ocupa podemos resumirlo en dos tipos: El tratamiento para clase de riesgo III y el de clase de riesgo IV. La madera tratada para clase de riesgo III la instalamos al exterior en aplicaciones donde no hay contacto permanente con el terreno, es decir, la madera puede mojarse pero se seca con facilidad. La clase de tratamiento IV se usa para madera en contacto permanente con el suelo, como pilares de pérgolas y cobertizos de madera, postes de vallas de madera, postes agrícolas etc.

La madera que tratamos sigue un procedicimiento en autoclave, mediante el sistema vació-presión con sales de cobre y utilizando productos homologados para usos como madera para jardín.

La sostenibilidad de las explotaciones forestales donde se corta la madera que tratamos para jardines es importante para el medio ambiente en general y para nuestros clientes en particular. Para poder certificar la sostenibilidad de dichas explotaciones, la madera para jardín que comercializamos está certificada mediante el sello PEFC o FSC que son en la actualidad las dos certificaciones más reconocidas mundialmente.